La contaminación a la que se enfrenta Barcelona

Como si en la poblada ciudad de Barcelona, Cataluña, no tuvieran que enfrentarse a suficientes problemas, surge un enemigo que aunque muchas personas no lo perciben, es uno de los más peligrosos, se trata de la contaminación, un enemigo peligroso que amenaza constantemente a la salud de los ciudadanos.

Y es que es de esperarse que Barcelona, una ciudad en constante crecimiento presente este tipo de problemas, especialmente en lo considerado a la contaminación del aire, por las emisiones de gases contaminantes de la gran cantidad de coches que circula a diario en la ciudad.

 

Hay que tomar medidas

Según algunos ecologistas expertos, las medidas necesarias para frenar la contaminación a la que se ven expuestos hoy quienes viven en Barcelona, ha llegado con retraso, y es que ya antes se han tenido que tomar medidas, porque, porque ya las consecuencias se han notado.

Ya que lo importante es la seguridad de la población, porque Barcelona es una ciudad conocida porque sus ciudadanos invierten grandes cantidades de dinero en protección para su hogar, según las recomendaciones de cerrajeros profesionales.

Los que viven en Barcelona protegen sus bienes con puertas y ventanas de seguridad, pero no saben que el enemigo que les amenaza, la contaminación, puede ser más peligroso que los ladrones que pueden entrar a sus casas, y es que de la contaminación, los cerrajeros no pueden protegerte.

 

La estrategia del control de circulación de vehículos

Ya que se sabe que los vehículos son los que contribuyen principalmente al aumento de partículas contaminantes en el aire, entonces una de las acciones que se tienen que tomar de inmediato es la de la prohibición de ciertos vehículos.

De hecho ya en Barcelona esta medida existe, pero a juicios de muchos debe ser más fuerte, y bueno, también se debe invertir en más medios de transportes colectivos y también en insistir en el uso de las bicicletas, por lo que es necesario comprar nuevas unidades y crear más estaciones.

Y es que mientras más personas utilicen medios de transporte como el autobús, el metro o la bicicleta, entonces se dejarían de utilizar más vehículos, lo cual traería como consecuencia inmediata la reducción de partículas contaminantes en el aire.

 

Una realidad que no pasa desapercibida

La contaminación en el aire aunque muchas veces no se ve, es un peligro latente, y se puede percibir en el incremento de las enfermedades respiratorias, así como también en el número de muertes relacionadas con estas, lo cual es una realidad, y los números no mienten.

Es por lo que las emisiones de óxidos de nitrógeno y de dióxido de carbono, con las que lucha la ciudad de Barcelona hoy, deben reducirse considerablemente para que los ciudadanos de Barcelona tengan la posibilidad de respirar aire limpio, porque es un derecho, es por ello que la alcaldesa Ada Colau ha sido muy enfática en su lucha contra la contaminación en la ciudad.